Deportación

Deportaciones de ICE: Más Vuelos, Menos Derechos

Oficiales de ICE preparan para un vuelo de "repatriación"

Oficiales de ICE preparan para un vuelo de “repatriación”

[Traducido por Laura S. Kauer]

Documentos recientemente liberados sobre el controversial programa estadounidense que fuerza a migrantes a ser deportados en vuelos a la ciudad de México muestran que en 2012, negociadores de la parte de Estados Unidos y México no se podían poner de acuerdo sobre los derechos de migrantes que calificarían bajo esta iniciativa y que los Estados Unidos empujaron para hacer la participación obligatoria para ciertos tipos de deportados. México también estaba preocupado de “parecer ‘complicito’” con las políticas de deportación de los Estados Unidos y temía que grupos de derechos humanos los acusaría de forzar a “individuos a ser repatriados al interior en contra de su voluntad.”

Servicio de Inmigración y Control de Aduanas de EE.UU (ICE) relanzó la iniciativa la semana pasada, justo cuando las temperaturas han empezado a llegar al máximo en el desierto de Arizona. A diferencia de la previa iteración donde los migrantes podían optar por no participar en el programa, participación es ahora obligatoria para los que son detenidos dentro de ciertos sectores y que satisfacen varios criterios. Oficiales de ICE también se negaron a proveer información sobre los costos del programa.

Documentos desclasificados muestran que en los nuevos años desde que el programa, ahora llamado Iniciativa de Repatriación Interior (IRI), fue puesto en marcha han sido una solución muy cara a un problema político que le escapa a una solución definitiva: como deportar seguramente a migrantes Mexicanos sin dejarlos en zonas fronterizas justo al interior de México que son peligrosas o inhóspitas. Los Estados Unidos ha promocionado a IRI como una propuesta más humanitaria de deportación que rompe el ciclo de reincidencia y protege a migrantes vulnerables de bandas de narcotraficantes, traficantes de personas y el medio ambiente severo del desierto norte.

¿Será un programa que fuerza a migrantes a trasladarse a la capital mexicana muchas veces en contra de su voluntad, realmente una respuesta apropiada a estas preocupaciones que tienen buena razón de existir? ¿Y será un programa tan costoso sostenible a largo plazo? Hace un par de semanas, un oficial superior de ICE describió el plan a miembros de un subcomité del congreso:

Esta iniciativa está diseñada a reducir reincidencia y violencia fronteriza para devolver a nacionales mexicanos a sus ciudades de origen. En esas locaciones, tendrán la más grande probabilidad de reintegrarse devuelta en sus comunidades, en vez de ser víctimas del tráfico de humanos u otros crímenes en pueblos fronterizos mexicanos.

La primera iteración del programa fue lanzada en 2004 en el Sector de Border Patrol de Tucson (Arizona) y nombrada el Programa de Repatriación Interior de México (MIRP). Durante los próximos cuatro temporadas del programa fueron marcadas por costos muy altos y tasas muy bajas de participación. Al menos 40% de los asientos  de vuelo que ICE reservaba fueron dejados vacíos por los primeros tres años de operación, según un memo de ICE de marzo 2007. Menos de 2,000 migrantes se “ofrecieron voluntariamente” para el programa en los cuatro años de operación (2004-2007) que tuvo un costo total de más de $50 millones (VER NOTA, abajo). Más de $3 millones fueron gastados en asientos vacíos solo en 2007, según un memo de ICE de 2009.

Pero la adición de dos programas de deportación punitivos por la parte de EE.UU en 2008 fue lo que  causó un aumento dramático de migrantes que preferían someterse a MIRP, según el memo de ICE. Operación Streamline, introducida en 2008, hizo obligatoria la prosecución criminal a todos los que entraron por Arizona ilegalmente. Una segunda iniciativa, el Programa de Transferencia y Salida de Extranjeros (ATEP), que intencionalmente devolvía a migrantes a partes de México lejos de adonde habían sido detenidos. Enfrentados con estas opciones, muchos migrantes “optaron por destitución voluntaria” bajo MIRP “en vez de enfrentar prosecución criminal” según el memo de ICE. En otras palabras, migrantes aun podían elegir de no participar en MIRP, pero la naturaleza extremamente severa de los otros programas hacía MIRP el método de facto de deportación. En 2008, la ola de participantes de MIRP reavivo el programa y ICE tuvo que reservar adicionales vuelos para ese año.

Las propias estadísticas de ICE demuestran esto. El número de migrantes deportados a través del programa MIRP subieron dramáticamente en 2008, ano el cual se encaminaron los programas Streamline y ATEP. La vasta mayoría de los migrantes que participaron en MIRP ese año fueron en el Sector de Border Patrol de Tucson, y fueron más de 18,000 deportaciones en 2008 y 2009.

MIRP/IRI también depende mucho de la cooperación del gobierno mexicano, el cual, entre otras cosas, debe hacer frente a la afluencia d individuos “repatriados” una vez que ellos llegan al aeropuerto de la Ciudad de México. Oficiales mexicanos “plantearon fuertes inquietudes” sobre el programa de MIRP en 2008, según un memo de 2009, argumentando que la adición de Streamline y ATEP “resultó en una erosión perceptible de la naturaleza voluntaria del programa MIRP.” En julio 2008, en una carta al Departamento de Seguridad Nacional (Department of Homeland Security) el embajador mexicano a Estados Unidos se quejó que los Estados Unidos había violado el acuerdo bilateral sobre MIRP. Señaló que al menos tres mexicanos detenidos recientemente fueron “mandados lateralmente a Nogales” para ser deportados a México bajo ATEP. El embajador dijo que Estados Unidos había acordado de no aplicar repatriación lateral a individuos detenidos en sectores adonde el programa de MIRP estaba operando.

Otro memo de ICE de 2009 respondió a las otras preocupaciones del gobierno mexicano acerca de MIRP:

El gobierno de México (GOM) es profundamente sensible de parecer ‘cómplice’ de los programas de repatriación del gobierno de los Estados Unidos (USG). Las políticas mexicanas actuales consideran cualquier intento de restringir o de obligar de cierta forma el movimiento de nacional mexicanos dentro de los límites geográficos de México como algo inconstitucional.  Por esa razón, MIRP es el único acuerdo formal entre EE.UU y México que permite la repatriación al interior de México. Dado estos antecedentes, MIRP recibe bastante escrutinio y es monitoreado de muy cerca por los más altos niveles de GOM.

Temprano en el año 2012, los Estados Unidos y México renegociaron los términos de lo que ahora se llama Iniciativa de Repatriación Interior. Dos grandes puntos de contención en las negociación son destacados en una serie de correos electrónicos entre oficiales de ICE el 20 de febrero de 2012, justo una semana antes que la secretaria de DHS Janet Napolitano iba a visitar a la Ciudad de México para firmar el acuerdo de IRI. Los Estados Unidos buscaba forzar a deportados no criminales en un programa renovado, mientras el Ministerio del Exterior Mexicano (SER) insistía que el programa debía permanecer voluntario para deportados no criminales. México también quería finalizar el programa en noviembre de 2012 cuando el nuevo presidente mexicano tomaría posesión de su cargo. “Esto es ridículo, “dijo el director de ICE John Morton en uno de sus mensajes electrónicos. “Si esta es realmente la posición mexicana, yo no puedo esto de acuerdo con ella.”

Otro correo electrónico de ICE explicaba la posición de Morton:

Como yo lo esperaba, el [Morton] no estará de acuerdo con hacer la participación voluntaria para no criminales. No tiene sentido para nuestras logísticas, particularmente en la realidad ampliada de ATEP y tampoco coincide con el principio básico del programa, que es repatriar a extranjeros de la forma la más humanitaria y segura. Pasamos mucho tiempo sobre esto con el GoM el otro día y propusimos lenguaje que crearía el suposición  que una participación universal con excepciones en circunstancias especiales. Espero que podamos trabajar alrededor de la cuestión.

Un correo electrónico de ICE decía  que la oposición por parte de México a la participación obligatoria al programa estaba basada en un miedo a criticismos que IRI violaba los derechos de migrantes:

La preocupación por la parte de SRE, como me fue explicada por los negociadores de la agencia, es por la posición que creen que las ONGs y grupos de derechos humanos tomaran, en la cual acusarían a el GoM de estar de acuerdo en forzar a individuos a ser repatriados al interior en contra de su voluntad.

El director de ICE John Morton insistió que el Memorándum de Coordinación(MOC) excluía cualquier referencia a el “derecho” o la “opción” de un deportado a contactar el consulado mexicano. La oficina de asuntos legales de la agencia ha empujado por lenguaje que clarifica que los participantes de IRI serán provistos con información sobre su “derecho” a una notificación consular. A esto, Morton respondió: “ICE proveerá Notificación Consular, sin mención de opción o derecho.” Aunque un correo electrónico indica que el equipo legal de ICE decidió que podría “vivir con” el uso de la palabra “opción”, al final, el documento firmado refería a el “derecho de notificación consular.”

Menos claros con cuales aspectos del acuerdo de febrero 2012 serán incorporados en el programa de 2013. ¿Será el nuevo presidente mexicano, Enrique Peña Nieto, menos sensible de “parecer ‘cómplice’” con el las políticas de aplicación migratorias de EE.UU? ¿Podrán los migrantes que ahora son forzados a ser parte del programa retener el “derecho” a la notificación consular que fue consagrada en el MOC de 2012? ¿La “presunción de participación universal” articulada por el director de ICE anterior será  realmente un intento de proteger a migrantes o más bien de llenar los asientos de vuelos costosos que IRI reserva para hacer el programa más rentable?

NOTA: $50 millones es una estimación conservadora basada en las figuras actuales de costos para 2004, 2005, 2006 y 2008, cuando los costos variaban entre $10-15 millones por año. En este momento, no sabemos cuánto costo el programa de MIRP en 2007.

2 pensamientos en “Deportaciones de ICE: Más Vuelos, Menos Derechos

  1. Pingback: Deportaciones de ICE: Más Vuelos, Menos Derechos | OBSERVATORIO FRONTERA SUR DE MÉXICO

  2. Pingback: APUNTES DE FOIA: Comunidades Seguras, el conflictivo programa de ICE | Migración Abierta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s